Boletín Mensual del Organismo Mundial de Cursillos de Cristiandad

Sun-And-Clouds-Wallpaper-free-download

¿Qué mejor regalo le podemos dar a una persona que ha dedicado casi toda su vida a transmitir un Carisma del Espíritu Santo, que la fidelidad a la esencia de ese mismo Carisma?
Por: Juan Ruiz | Fuente: Catholic.net

Quisiéramos empezar este Boletín Mensual de mayo dando gracias a Nuestro Señor porque en este 4 de mayo de 2007 habrá permitido que nuestro amigo Eduardo Bonnín Aguiló llegue a la edad de 90 años, sirviéndole con tanto amor y dedicación.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS EDUARDO!

¿Qué mejor regalo le podemos dar a una persona que ha dedicado casi toda su vida a transmitir un Carisma del Espíritu Santo, que la fidelidad a la esencia de ese mismo Carisma?

El Papa Benedicto XVI también hizo una petición similar a todos los Movimientos y Comunidades Eclesiales en el último Encuentro Mundial de Roma del 31 de mayo al 2 de junio del 2006. Nos dijo que necesitábamos estudiar y profundizar en nuestros carismas para entender la mentalidad del fundador y aplicarlo efectivamente.

Y ahora que estamos en el proceso de estudiar el Carisma de Cursillos, para definir lo Esencial, Importante y Accidental, le pedimos a Nuestro Señor que nos ilumine para que podamos ver y entender que los cursillos, hechos con otras finalidades, en realidad no son Cursillos de Cristiandad porque no están dentro de la esencia del Carisma de los “Cursillos de Cristiandad”.

Al estudiar la literatura del Pontificio Consejo para los Laicos, en la entrevista del Obispo Paúl Joseph Cordes a Eduardo Bonnín, en el libro “Signos de Esperanza –Retrato de Siete movimientos Eclesiales”, podemos constatar el camino que la Santa Sede nos indicó a seguir para conocer la mentalidad del fundador de nuestro movimiento.

Dice el Obispo Cordes en su entrevista: “El carisma de los Cursillos está muy ligado a la historia de su fundador. El movimiento nació en un preciso momento histórico, con particulares exigencias, a las cuales usted dio una respuesta. A la luz de su historia personal, ¿cuales fueron los primeros pasos que contribuyen al nacimiento de la experiencia del movimiento?” Y Eduardo Bonnín cuenta su experiencia…

En seguida le pregunta a Eduardo: “¿Puede decirnos como se configura concretamente su carisma?… ¿Cómo se expresa en las personas que forman parte de su movimiento?… Eduardo contesta y aclara que esto del “SU” no le gusta, y sigue diciendo, “A mi entender, el carisma se ha ido configurando en el tiempo a través de la acogida que se le ha dispensado cada vez; las personas que toman parte, con las debidas disposiciones, en los tres días de cursillo comprenden la sencillez del mensaje y tratan de traducirlo en la vida concreta de cada día. Cuando han aprendido en el cursillo, a nivel individual, lo consolidan y confirman en la reunión de grupo y, a nivel social, asistiendo a la Ultreya”

Necesitamos estudiar y profundizar en el Carisma del MCC de esta manera para poder entender la metodología, psicología y teología de los tres días del cursillo. Y de esta manera, comprender plenamente los tres encuentros personales e individuales que se tratan de lograr en esos tres días: El encuentro consigo mismo, el encuentro con Dios y el encuentro con los demás. La persona nunca podrá tener ese Encuentro personal con Dios, al menos que tenga un Encuentro total y sincero consigo mismo, el cual requiere de una desnudez y apertura total de su persona. Y esto no puede ser posible cuando se le adhieren condiciones, limitaciones o adiciones que son ajenas o contradictorias a su esencia.

Desde sus principios, ha faltado este estudio profundo dando resultado de desligarse del carisma con especializaciones: de Cursillos Mixtos, de un día, de dos días, para cierta edad, ciertas profesiones o nivel económico o social. Todas las especializaciones ponen obstáculos al carisma original porque su finalidad tiene condiciones, limitaciones o adiciones ajenas que limitan esta apertura de la persona. Por ejemplo, si la mujer y el hombre están en un mismo lugar, puesto que la fisiología, psicología y sensibilidad de los dos es muy diferente, no se logrará la apertura interior necesaria para que el mensaje se pueda captar. No olvidemos que estamos hablando de un Encuentro personal e individual con Cristo. No de un encuentro comunitario o de pareja.

En la literatura de Eduardo Bonnín y de los que escriben sobre el MCC, igualmente se comprueba que los Cursillos de Cristiandad nunca se pensaron para que fueran Mixtos ni especializados. Siempre se pensó en que fueran solo para un género, hombres o mujeres. Desde luego que se empezó con los hombres, pero siempre estuvo en la intención de Eduardo celebrar cursillos para mujeres. Luchó con Mons Hervás y con D. Juan Capó para que las mujeres tuvieran el mismo derecho que los hombres de asistir a un Cursillo y, no sólo como “esposas de cursillistas”, sino como PERSONAS (“Historia y Memoria de Cursillos” de F. Forteza). Y desde su origen, siempre se buscó una heterogeneidad de edades, clase social, actividades, etc., etc., en los candidatos.

Puede que los Cursillos Mixtos y / o Especializados sean una maravilla, y lo serán. Así es como nos lo han expresado las personas que han vivido esas experiencias. Y bendito sea Dios que están dando fruto y acercando a más personas a Dios y a la Iglesia – igualmente lo están haciendo muchos otros Movimientos y Comunidades Eclesiales. Pero se ha de afirmar al mismo tiempo que no son Cursillos de Cristiandad. Como no es un Cursillo de Cristiandad un encuentro matrimonial o un retiro. Se les puede llamar de otra forma, pero no como un tipo del Movimiento de Cursillos de Cristiandad. Estos cursillos “especializados” van en contra de la misma Esencia, Finalidad y Metodología de los Cursillos de Cristiandad.

Recordemos que en el último Encuentro Mundial de Roma, teníamos presente a 104 Movimientos y Comunidades Eclesiales reconocidas por la Santa Sede. Y aún existen muchos otros más que están en proceso de reconocimiento. Por lo tanto, no hay necesidad de cambiar o remodelar ningún Carisma para responder a los signos de los tiempos. Gracias a Dios y al Espíritu Santo hay Carismas para casi todas las necesidades de la Iglesia. Si se cambia lo esencial, se pierde nuestra identidad.

Kiko Arguello consideraba que a los Cursillos les faltaba “Formación y Clericalidad” y se separó del MCC y fundó “El Camino Neocatecumenal” donde hay mucha formación catequética y seminarios con vocaciones sacerdotales. La catequesis y las vocaciones sacerdotales son una maravilla, pero no son parte de la Esencia y Finalidad del MCC

Jaime Bonet consideraba que a los Cursillos les faltaba la “Palabra” como en las parroquias, porque la Palabra y su estudio es extraordinario, así como vocaciones misioneras de hombres y mujeres, y se separó de Cursillos y fundó el “Verbum Dei”.

Carlos Mántica, en lugar de querer cambiar la esencia del Carisma del MCC, también salió de Cursillos y empezó otros Grupos fuera del MCC, para responder a los signos de los tiempos que él estaba y está viendo.

A Antonio Punyed también le pidieron que diera unos Cursillos únicamente para Militares. Consideró oportuno el hecho, pero no les llamó Cursillos de Cristiandad, sino “Campeadas”. De la misma manera nació Kairos (cursillos para las prisiones). De la misma manera han nacido muchos otros como los “Encuentros de Promoción Juvenil”, los Encuentros Matrimoniales, los Encuentros Pre-matrimoniales, El Encuentro Familiar Cristiano, Etc. Etc.

Viendo los signos y las necesidades de lo tiempos, el Espíritu Santo ha iluminado a otras personas y es como han nacido los diversos movimientos y servicios apostólicos para adultos, matrimonios, jóvenes, niños, enfermos, presos, misiones, catequizantes, profesionistas católicos, empresarios católicos, practicantes de oración contemplativa, etc. etc. Aún y cuando algunos movimientos han tomado mucho o algo de las entrañas del MCC, se denominan con otros nombres ya conocidos. Se trata de guardar el orden solamente.

San Agustín decía una frase que muy bien puede aplicarse a este tema y a otros similares: “Guarda el orden y el orden te guardará a ti, porque el esplendor del orden se llama belleza”.

El mismo Eduardo Bonnín reconoció que este orden no se ha logrado debido en parte a su propia culpa, cuando en la misma entrevista citada admite: “En cuanto a los cursillos, el diálogo no fue nunca posible. Debo confesar que a veces miento hablando en plural, pero en singular me da mucho fastidio. En la mejor de las hipótesis, la culpa es mía por haber adoptado la solución fácil de callar verdades vividas; pero no lo he hecho para elegir el camino mas fácil, sino por haber experimentado en la carne, infinitas veces, que se daba más importancia a la obediencia que a la verdad, y mi interés era que los cursillos siguieran adelante a pesar de todo”.

El Carisma del MCC está basado en la persona individual y apunta totalmente a la singularidad y a lo más personal de la persona, al vacío más vacío de su ser, para que lo ocupe Cristo y que con Él en su interior, por la Gracia, se sienta singular, original y creativo. Y si queremos que este Carisma se mantenga al día y responda a los signos de los tiempos, las personas que aplican su metodología necesitan estar al día con el Evangelio, la doctrina y la realidad en que se encuentran y se encuentra el mundo. De esta manera, su mensaje siempre estará al día y respondiendo a los signos de los tiempos, sin necesidad de cambiar absolutamente nada de la esencia de su Carisma.

Queridos amigos, por toda su entrega y dedicación al MCC, sabemos del gran amor que tienen a este Carisma Kerigmático que nos regaló el Espíritu Santo. Unamos en oración, estudio, vivencia y convivencia del mismo, para que comprendamos plenamente el gran valor que tiene y seguirá teniendo para la evangelización del hombre, siempre y cuando nos mantengamos fieles a su Esencia, Finalidad y Metodología.

De Colores,

Juan Ruiz
Presidente – OMCC
Link: https://es.catholic.net/op/articulos/20916/cat/773/boletin-mensual-del-organismo-mundial-de-cursillos-de-cristiandad.html#modal