Mensaje del Asesor Nacional (junio)

La Misión del laico en el Magisterio de la Iglesia
mayo 25, 2015
Cambio de Secretariado Diocesano del MCC de Mérida, Yucatán
junio 30, 2015
Show all

¡En hora buena mis queridos amigos y hermanos cursillistas!

Quisiera compartirles lo vivido en días anteriores. Tuvimos ni más ni menos que la oportunidad de encontrarnos con algunos hermanos nuestros, presidentes provinciales sobre todo, para continuar los trabajos del cuarto objetivo del Plan Nacional de Cursillos en México: El Poscursillo.

La experiencia fue muy fraterna y enriquecedora. Ver de nuevo amigos y hermanos que nos encontramos en la tarea de hacer de nuestro Movimiento un instrumento dócil en el corazón del Espíritu de Dios para transmitir la “nueva vida al mundo”.

Quisiera compartir con ustedes una fuerte preocupación al respecto. El Poscursillo es la fase de proyección evangelizadora hacia el mundo que el Movimiento propone al cursillista. En este punto, la renovación de nuestro Movimiento coincide con el llamado a una Nueva Evangelización, que desde el Concilio, pero más especialmente, desde el pontificado de san Juan Pablo II se nos ha hecho continuamente. El Poscursillo tiene que ser, de alguna manera, la Nueva Evangelización planteada desde nuestro Movimiento.

Entre las diversas aportaciones que surgieron en el trabajo de estos días en la ciudad de San Francisco de Campeche, la visita y las indicaciones de un viejo amigo del Movimiento, el P. Ricardo Sacramento, fueron de gran ayuda. Él nos proponía para esta nueva guía, que se vigilaran dos aspectos prácticos: 1) Que el cursillista, recién salido de su experiencia de Cursillo, no se comprometiera más que a vivir el ámbito de su Reunión de Grupo y de Ultreya por un tiempo determinado que le permita arraigar sus convicciones de fe, y 2) que en el ámbito de la Reunión de Grupo, el ambiente a proyectar la evangelización primero que nada es el de la familia. El Cursillista ha de comprometerse en aspectos concretos en este ambiente y a partir de su Reunión de Grupo, de modo que a la semana siguiente se evalúe a sí mismo en su grupo en ese punto.

Estos dos puntos tienen su justificación. Por una parte, el cursillista después de su encuentro con el Señor necesita afianzarse, y para ello no es recomendable que se comprometa enseguida en mil cosas que requiere por ejemplo una parroquia. Tampoco se trata de profundizar en los rollos del Cursillo, sino más bien de irse abriendo paso con su compromiso en los diversos ambientes a los que está llamado a evangelizar, empezando con la familia. Los rollos que a él le han impactado, si se vuelven a tocar, tendrán siempre este sesgo evangelizador. No se trata de estudiar qué es la gracia, por ejemplo, sino de que reflexione sobre cómo esta gracia santifica a través de sus actitudes concretas su mundo familiar.

Pero los ambientes a los que ha de incorporarse desde la perspectiva de su nueva vida cristiana, no se acaba en la familia (1). Siguiendo un cierto sentido común, podemos pensar después en el ambiente de trabajo (2) y en el de los amigos (3), en el del compromiso social (4), especialmente con los pobres, y finalmente, en el compromiso con la Iglesia (5).

Al pensar en Poscursillo, quisiera que no olvidáramos el llamado que desde Medellín nos hacen los obispos de Latinoamérica a hacer una “opción preferencial por los pobres”. Se trata de pensar todo compromiso social desde la situación del hermano pobre.
Dice el papa Francisco: “La Iglesia (…) a quienes debe privilegiar (…) sobre todo a los pobres (…) a esos que suelen ser despreciados y olvidados, aquellos que <<no tienen con qué recompensarte>> (Lc 14, 14) (…). Hoy y siempre, <<los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio>>, y la evangelización dirigida gratuitamente a ellos es signo del Reino que Jesús vino a traer.” (EvangeliiGaudium 48).

Además, la Nueva Evangelización como proyecto pastoral no está escrita, por eso, ¿de dónde sacar el horizonte de la misma? “quiero una Iglesia para los pobres. Ellos tienen mucho que enseñarnos. Además de participar en el <<sensusfidei>>, en sus propios dolores conocen al Cristo sufriente. Es necesario que todos nos dejemos evangelizar por ellos.” (Ibid. 198).

Abrazo a todos, ¡De colores!

San Francisco de Campeche; Campeche, Junio 2015

P. J. Joaquín López Arévalo
Asesor Nacional

2 Comments

  1. De Colores! Hermanos en Cristo! Gracias por seguir fortaleciendo nuestro cuarto día, con cada uno de los mensajes necesitamos seguir avanzando en este camino, evangelizando en este mundo tan convulso y difícil….que Dios nos siga iluminando!

  2. Como podemos conseguir los manuales de precursillo, cursillo y poscursillo
    según, tengo entendido que poscursillo se esta reformando, De colores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.