Carta MCC Brasil – Febrero 2016 (N° 198)

Mensaje del Asesor Nacional (febrero)
febrero 3, 2016
Carta MCC Brasil – Marzo 2016 (No. 199)
marzo 8, 2016
Show all

Como somos los ayudantes de Dios, les suplicamos que no
hagan inútil la Gracia de Dios, que han recibido. Dice la Escritura:
«En el momento fijado te escuché, en el día de la salvación
te ayudé. Este es el momento favorable, este es el
día de la salvación. (2Cor. 6 1-2)

Muy queridos hermanos y hermanas, pacientes lectores de nuestras Cartas mensuales,

Introducción…

Reuniones, Celebraciones, Encuentros, Asambleas, Retiros, etc. tienen una dinámica propia, asuntos específicos, reflexiones apropiadas, decisiones pertinentes en las instituciones de la Iglesia. Entretanto, si todas las actividades propias emprendidas por Movimientos, Comunidades eclesiales o Asociaciones, deben estar en comunión con la Iglesia, con mayor razón, en este tiempo cuaresmal, deben estar impregnadas de un contenido que manifieste plena comunión y participación de todos con el Pueblo de Dios.

1. La Comunión con la Iglesia-Pueblo de Dios: Movimientos. Comunidades y demás Asociaciones eclesiales. Al hacer referencia a la plena comunión con la caminata y con la misión del Pueblo de Dios, aprovechamos la oportunidad para volver a una reflexión siempre oportuna sobre este asunto fundamental pues de la práctica y del efectivo ejercicio de comunión con la Iglesia de Cristo, depende la realización de Su proyecto que es la implementación del Reino de Dios. Recordemos que el proyecto de vida y de la misión de Jesús, El lo expresó luego del inicio de su vida pública, en la sinagoga de Nazaret Ahí, delante de sus coterráneos, que al final quisieron expulsarlo, El declara, sin rodeos, que su misión será anunciar y concretizar el Reino de Dios.

Pues bien, misión de la Iglesia… misión de cada seguidor de Jesús… misión de organizaciones, movimientos e instituciones eclesiales… Es fácil recordar, mas no siempre fácil de vivir. En las más diversas circunstancias y lugares, son muchas las tensiones en las cuales, también nosotros, en los Movimientos, nos vemos envueltos. Ya sea por una inexacta comprensión de su carisma, o por manipulaciones personales, tanto de parte de laicos y laicas, como de la misma jerarquía.
Sobre este asunto, transcribo dos importantes párrafos de la profética Exhortación Apostólica «La Alegría del Evangelio» del Papa Francisco. El primero nos recuerda la riqueza de los carismas y la garantía de su autenticidad y de su reconocimiento por la Iglesia:

«130. El Espíritu Santo también enriquece a toda la Iglesia evangelizadora con distintos carismas. Son dones para renovar y edificar la Iglesia[108]. No son un patrimonio cerrado, entregado a un grupo para que lo custodie; más bien son regalos del Espíritu integrados en el cuerpo eclesial, atraídos hacia el centro que es Cristo, desde donde se encauzan en un impulso evangelizador. Un signo claro de la autenticidad de un carisma es su eclesialidad, su capacidad para integrarse armónicamente en la vida del santo Pueblo fiel de Dios para el bien de todos. Una verdadera novedad suscitada por el Espíritu no necesita arrojar sombras sobre otras espiritualidades y dones para afirmarse a sí misma. En la medida en que un carisma dirija mejor su mirada al corazón del Evangelio, más eclesial será su ejercicio. En la comunión, aunque duela, es donde un carisma se vuelve auténtica y misteriosamente fecundo. Si vive este desafío, la Iglesia puede ser un modelo para la paz en el mundo. » (EG 130).

Ya, en el segundo párrafo citado, nos orienta en nuestro comportamiento frente a las diferencias y hasta las contradicciones que tantas veces se introducen en las comunidades:

131. Las diferencias entre las personas y comunidades a veces son incómodas, pero el Espíritu Santo, que suscita esa diversidad, puede sacar de todo algo bueno y convertirlo en un dinamismo evangelizador que actúa por atracción. La diversidad tiene que ser siempre reconciliada con la ayuda del Espíritu Santo; sólo Él puede suscitar la diversidad, la pluralidad, la multiplicidad y, al mismo tiempo, realizar la unidad. En cambio, cuando somos nosotros los que pretendemos la diversidad y nos encerramos en nuestros particularismos, en nuestros exclusivismos, provocamos la división y, por otra parte, cuando somos nosotros quienes queremos construir la unidad con nuestros planes humanos, terminamos por imponer la uniformidad, la homologación. Esto no ayuda a la misión de la Iglesia.

Sugerencias para la reflexión personal y/o en grupo. ¿En su Movimiento o en su Grupo acontecen los comportamientos o las prácticas citadas por el Papa? ¿Mi querido lector, apreciada lectora, usted como grupo, está buscando la comunión a través del diálogo y del entendimiento cariñoso, respetándose mutuamente la vivencia de su carisma? ‘¿Tiene buscados a los responsables por los planes de Pastoral para esclarecer con ellos, el carisma de su Movimiento o Asociación? O continúa prevaleciendo la crítica que ha generado tanto malestar en la Iglesia?.

2.- Vivencia cuaresmal y Campaña de Fraternidad 2016.

2.1 Cuaresma. En el contexto que se acaba de considerar propongo algunas reflexiones encaminadas a ayudar a los queridos lectores y lectoras a vivenciar con un mayor compromiso y responsabilidad, tiempo tan precioso para la vida cristiana como es el tiempo cuaresmal en este año privilegiado que es el Año Santo de la Misericordia. Tiempo este precioso en lo personal y también en sus movimientos y comunidades eclesiales. Además de recordar que este es un tiempo privilegiado para la preparación de la Pascua, y sobretodo es un tiempo de tener los ojos fijos en Jesús que es el «rostro de la misericordia del Padre» en la expresión de la Bula » El Rostro de la Misericordia». Ahí, el Papa orienta a la Iglesia, sobretodo, para las obras de misericordia (n.15). Y es urgente notar que, entre los numerosos carismas con que el Espíritu Santo enriquece a la Iglesia, San Pablo cita las «obras de misericordia» (1Cor 12,28). Además, en los últimos años se han citado y cantado en prosa y en versos, casi todos ellos, dejándose de lado el recuerdo carismático de las mismas obras de misericordia. ¿Porqué?

2.2 Campaña de Fraternidad Ecuménica. En la Iglesia Católica de Brasil la Cuaresma es, también, tiempo de la Campaña de Fraternidad. La particularidad de este año está en que ella es ecuménica, esto es, con la participación de otras Iglesias cristianas. Esto es debido al alcance de su objetivo que es el respeto a la naturaleza, tratado por el Papa Francisco como «casa común» para su preservación. De ahí nacen, entonces, su Tema o Lema. Tema, «Casa Común, nuestra responsabilidad» y lema «Quiero ver el derecho brotar como fuente y correr la justicia cual riachuelo que no se seca» (Am 5,24).

Llamamos al interés de todos, católicos y miembros de Movimientos y Comunidades al acompañamiento y participación en esta Campaña de Fraternidad de su Diócesis y Parroquias.

Con mi abrazo fraterno y los deseos de un santo tiempo de Cuaresma, tiempo de conversión y de expectativas de la Pascua de Resurrección y de la Vida, ruego a María que nos acompañe, nos fortalezca y nos bendiga

Pe.José Gilberto BERALDO
Equipe Sacerdotal do GEN – MCC Brasil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.